Bodegas Javier San Pedro


En la vendimia de 2013, tras ocho años aportando su toque personal a los vinos de la bodega familiar, cuando decide emprender su proyecto personal, basado en dos gamas de vinos bien diferenciadas. Por un lado, la gama Cueva de Lobos, que se define con vinos divertidos, aromáticos y de corte moderno; y la gama Viuda Negra, que pretende recuperar viejos viñedos de la zona obteniendo la máxima calidad de cada parcela. Aunque no podemos olvidar nuestro vino Anahí, un blanco semidulce creado y elaborado en homenaje a su madre.

Este joven proyecto, pronto toma forma y es llamado Bodegas Javier San Pedro Ortega. Una bodega innovadora y con un joven equipo buscando sorprender y diferenciarse del clásico vino de Rioja.

Sentimos que nuestros vinos tienen que contar una historia. Queremos que nuestros vinos sean auténticos, innovadores y singulares. Que transmitan la expresión y autenticidad de nuestra tierra. Elaborándolos y criándolos con el máximo respeto, pero desde una visión dinámica y actual.

Contamos con 100 Has de viñedo, entre el propio y el controlado, asentados en suelos de amplia y diversa peculiaridad geológica. Están localizados en zonas de ladera y terrazas, con una perfecta exposición solar y donde la tierra es pobre, ideal para conseguir cepas y uvas de la máxima calidad. Pequeñas parcelas que difícilmente llegan a contar con una superficie de una hectárea, haciendo que el trabajo en las mismas sea realmente concienzudo y sacrificado y completamente manual.

La variedad Tempranillo domina nuestras plantaciones, aunque también tenemos otras variedades como Viura, Malvasía, Tempranillo Blanco, Sauvignon Blanc… que otorgan a nuestros vinos esa marcada personalidad.