Bodega Marqués de Reinosa


BODEGA MARQUÉS DE REINOSA. TRADICIÓN Y AMOR POR LA TIERRA.

Alimentada por el Río Cidacos y al resguarda de la Sierra de Yerga y Peña Isasa, en el municipio riojano de Autol, la Boquega Marqués de Reinosa cuida con esmero la cuna donde se asientan sus vides. Las condiciones climáticas añaden una intensa personalidad a sus vinos, elaborados con mimo, y cuidados con un profundo conocimiento de la tierra y la vid.

Bodega Marqués de Reinosa fue fundada en 1956, y desde entonces su reto ha sido siempre ensalzar la calidad de la propia uva de la que nacen sus vinos. Ha mantenido de manera constante un carácter pionero, sabiamente combinado con la tradición y el buen hacer en viñedos y bodegas, hasta llegar a las copas de los paladares más exigentes.

La bodega cuenta con un viñedo propio de variedades autóctonas de Rioja: 60% tempranillo, 25% Garnacha, completadas con la presencia de Mazuelo, Graciano, Viura y Verdejo. Variedades todas ellas tradicionales de Rioja cultivadas sobre suelos francos de grava y limas. Bodega Marqués de Reinosa fue una de las primeras bodegas en exportar sus vinos fuera de nuestras fronteras, reuniendo numerosos reconocimentos internacionales a la familia de vinos que ofrece con su marca Marqués de Reinosa.

En Bodegas Marqués de Reinosa todo sabe a buen vino.

ESTE ERA EL MARQUÉS DE RENOSA.

Al poco de su fallecimiento, en los primeros años del siglo XX, el periódico La Rioja decía en su Obituario: “Constantemente lo hemos visto al lado de sus electores, ya en Madrid, sirviendo a cuantos recurrían a él, ya en La Rioja, 16 años hace que acudió desde Madrid a un mitin de vinicultores que se celebró en Logroño; ofreció llevar al Senado aquellas aspiraciones, y aunque le costó dos años, al fin tuvo la suerte de ver promulgada la ley persiguiendo la adulteración de los vinos.” El Marqués de Reinosa, que da nombre y autoría a las Bodegas, tuvo una vida azarosa, marcada por su profesión como Marino de guerra, y luego como Senador, hasta su muerte en 1908.

Suyo es el mérito de crear en la población riojana de Autol unas bodegas que pronto adquirieron protagonismo, entre otras cosas, por ser de las primeras en España que exportaron sus caldos en el extranjero.