Valdechuecas


D.O.Ca. Rioja
Viñedos El Pacto
-
Un año en fudre de roble francés de segundo uso de 2.400 litros
Garnacha Tinta mayoritariamente, aunque en el viñedo hay cepas sueltas de Tempranillo, Viura, Malvasía, Graciano, Mazuelo y alguna variedad desconocida
14%
75cl
-
 
 

Más Información


Ubicado en Cárdenas, a una altitud de entre 595 y 620 metros, sobre suelo arcillo ferroso con roca conglomerada. Es una ladera con orientación norte y una pendiente de en torno al 20%. En la parte superior forma terrazas siguiendo las curvas de nivel para evitar la erosión. Es una parcela de 0,8747 has con alrededor de 4.000 cepas viejas. Una parte se plantó en 1912 y es un marco real de 1,60 x 1,60. El resto de la parcela, plantada en 1918 es una plantación a la francesa en rectángulo de 2m x 1,40m.

Elaboración: La fermentación se lleva a cabo en un depósito de hormigón de 5.000 litros de capacidad, suficiente para toda la producción dl viñedo. El encubado se hace por gravedad: en el fondo se mete un 15% de racimos enteros, sin despalillar, y posteriormente se completa el depósito con uva despalillada pero sin estrujar, manteniendo la integridad de la baya. La fermentación es espontánea con las levaduras propias del viñedo y la maceración con las pieles durante este proceso se prolonga 15 dias en total.

Cata


Visual: Tonalidad roja intensa, característica de la variedad Garnacha en zonas frías, y con capa alta, resultado de esa concentración natural propia del viñedo viejo. Limpio, brillante y con el ribete muy ligeramente evolucionado por la crianza.

Nariz: Muy compleja y profunda, resultado de una elaboración parcial con racimo entero en depósito de hormigón, que aporta ciertos tonos vegetales (raspón de la uva) y compota de frutas rojas y negras. Destacan las especias y su mineralidad, siempre con la madera muy bien integrada, tras haber permanecido 12 meses en fudre. Esta tipología de crianza incrementa la complejidad en nariz, generando notas con cierto carácter reductivo, que evolucionan en copa a fruta fresca y tonos balsámicos.

Boca: En boca manifiesta una gran verticalidad, resultado de la elevada tensión que imprime su acidez, el sello de identidad de su zona de origen: el Alto Najerilla. Un vino con gran profundidad, con un esqueleto tánico de gran finura y persistencia, aunque con el marcado carácter amable que imprime la variedad Garnacha. Sin duda, un vino con gran capacidad de guarda, con muchas vertientes por descubrir con el paso del tiempo.